Gastos deducibles en alquiler de vivienda 2020: son estos

Gastos deducibles en alquiler de vivienda 2020
Foto: Agencia Tributaria

Inicio de la campaña de la declaración de la renta 2020

A menos de una semana para que inicie la campaña de la declaración de la renta 2020, muchos propietarios se preguntan ¿Cuáles son los gastos deducibles en alquiler de vivienda 2020? Desde el 7 de abril, todo aquel que lo desee puede confirmar su borrador a través de internet, mientras que los prefieran hacerlo en alguna de las oficinas de la Agencia Tributaria deberán esperar a mayo para pedir cita previa. Sin duda, la situación pandémica por la que está atravesando España afectará a la disponibilidad de obtener citas previas por parte de la administración.

Obligación de declarar

La obligación de declarar afecta a los propietarios en dos esferas diferentes. Por una parte tiene que declarar que son los propietarios de la vivienda (patrimonio) y por la otra están obligados a declarar los ingresos que les ha generado el alquiler de la misma. Como siempre, a esa cantidad se le tendrán que restar los gastos que puedan ser deducibles y que, como en todo lo que se refiere al fisco, se tendrán, llegado el caso, que poder demostrar documental y fehacientemente ante la hacienda pública.

La Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas establece una reducción de hasta el 60% para el rendimiento neto de los ingresos que se hayan obtenido por el alquiler de una vivienda. Este rendimiento neto es el resultado del cálculo de la suma de los ingresos menos la suma de los gastos deducibles. Aunque todo parece indicar que la intención del ejecutivo es modificar este porcentaje, para la declaración correspondiente al año 2020, el porcentaje sigue vigente.

Desde 2015 desapareció la posibilidad de reducción del 100% que se permitía cuando el contrato de alquiler se firmaba con inquilinos cuyas edades estaban comprendidas entre los 18 y los 30 años.

Tipología de los contratos de alquiler

La Ley contempla que las deducciones y las ventajas fiscales se deben aplicar a los contratos de alquiler tradicionales que implican una larga duración. Eso deja fuera a los contratos de alquiler turístico, contratos de alquiler vacacional, contratos de alquiler por temporadas, etc. Pero, ¿qué pasa con los contratos de alquiler para estudiantes? ¿es un contrato de alquiler temporal o es un contrato de alquiler de larga duración?

En este caso, la Agencia Tributaria considera que el periodo de comprendido de septiembre a junio, duración habitual en los contratos de alquiler para estudiantes, es un periodo lo suficientemente amplio como para no considerarse un contrato de alquiler temporal.

Gastos deducibles en alquiler de vivienda 2020

Los gastos deducibles en alquiler de vivienda 2020 afectan a los siguientes rubros.

Los intereses de aquellos préstamos o créditos que se hayan solicitado para la adquisición o mejora de a la vivienda​. Estos importes se pueden incorporar a los gastos deducibles en alquiler de vivienda 2020.

Los gastos derivados de la conservación y reparación de la vivienda también son gastos deducibles en alquiler de vivienda 2020. Estamos hablando de los gastos ordinarios de mantenimiento y de sustitución de elementos (pintura, arreglo de instalaciones, puertas de seguridad, sustitución de ascensores, instalación de calefacción, etc.) Están exceptuados aquellos gastos que tengan como objeto la ampliación o la mejora de la vivienda.

Aquellas cantidades destinadas al pago de los servicios relacionados con la finca tales como, los servicios de jardinería, portero, vigilancia, etc. También serán considerados gastos deducibles en alquiler de vivienda 2020 aquellas cantidades destinadas al pago de los suministros de luz, agua y teléfono. Para que sean aceptadas estas deducciones, el inmueble tiene que estar destinado a ser vivienda habitual -lo que suele dejar fuera a los contratos de alquiler para estudiantes- y tienen que haber sido satisfechos por el dueño del piso.

Aquellos tributos o recargos no estatales y todas aquellas tasas o recargos estatales que afecten a la vivienda o a los rendimientos. En este capitulo de gastos deducibles en alquiler de vivienda 2020 podemos incluir el IBI, las tasas de basura, de alumbrado, paso de carruajes o VADO, gastos de comunidad, etc.

Los gastos de la formalización del arrendamiento. Es decir, los gastos derivados de la formalización de los contratos de alquiler.

La prima del seguro del hogar -bien sea de responsabilidad civil u otros de naturaleza análoga- también entran entre los gastos deducibles en alquiler de vivienda 2020.

Los saldos de dudoso cobro siempre y cuando el deudor se halle en situación de concurso, o cuando entre el momento de la primera gestión de cobro realizada por el contribuyente y el de la finalización del periodo impositivo hubiesen transcurrido más de seis meses.

Las cantidades destinadas a amortización del inmueble y de los bienes que contenga que respondan a la depreciación efectiva de los mismos. Se entiende que la amortización cumple el requisito de efectividad si no excede del resultado de aplicar el 3% sobre el mayor de los siguientes valores: el coste de adquisición satisfecho o el valor catastral, sin incluir el valor del suelo.

Una vez descontados los gastos deducibles a los ingresos obtenidos por el arrendamiento, el arrendador podrá aplicar la reducción del 60% antes citada siempre y cuando el arrendamiento se destine a vivienda habitual del arrendatario.