Un nuevo ícono para la ciudad de Madrid

Foto: Instagram @laveru

Un nuevo sitio para fotografiarse en Madrid

La ciudad de Madrid acaba de añadir un nuevo ícono que viene para quedarse y, seguramente, para hacer la competencia a otros que ya forman parte del álbum fotográfico de propios y extraños y que, desde hace años son puntos obligados de todos aquellos que visitan Madrid.

Se trata de una escultura gigante con la palabra Madrid, en grandes letras azules (el color de la ciudad) seguida de los emblemas de la ciudad, los conocidos oso y madroño.

Mide 12 metros de largo por tres de ancho y está ubicada en la explanada de Puente del Rey en Madrid Río. Con esa ubicación, la panorámica es excelente y cuenta con un fondo impresionante: el «skyline» del Madrid de los Austrias (Palacio Real, la Catedral de La Almudena y la Basílica de San Francisco El Grande) que seguro aparecerá en las miles de fotos que madrileños y turistas se realizarán en el monumento.

Acorde con la idea de sostenibilidad, el monumento está iluminado -por la noche- con un sistema led alimentado por paneles solares y está confeccionado con material reciclado de los contenedores para depositar los vidrios -los de color verde- que están distribuidos a lo largo de los barrios de la ciudad de Madrid.

madrid
Foto: Explanada del Puente del Rey. Ayuntamiento de Madrid

Madrid Río

La escultura se encuentra ubicada en una de las zonas que están tomando más importancia en los últimos años y que están siendo cada vez más habituales en los circuitos y visitas a Madrid.

Efectivamente, estamos hablando de Madrid Río. Un parque lineal que transcurre a lo largo del río Manzanares, y que atraviesa y conecta varios distritos de la ciudad: Arganzuela, Latina, Carabanchel y Usera.

Este proyecto nació con la idea de recuperar para la ciudad de Madrid el espacio que había quedado encajonado por la vía rápida de circunvalación M-30: los márgenes del río. La autovía, actualmente soterrada, suponía una barrera y casi una frontera entre los dos lados de la ciudad.

Qué podemos ver

Uno de los motivos del éxito y buena acogida que este parque lineal está teniendo entre los habitantes de Madrid es su capacidad para unir otras dotaciones municipales de la ciudad y partes del patrimonio histórico.

Así, sin necesidad de utilizar el coche, el usuario del parque puede acceder a la Casa de Campo, a las instalaciones del antiguo matadero de Madrid y al mercado de las frutas. Estas dos últimas ubicaciones toman su nombre de las actividades que durante años se llevaban a cabo en ellas.

El primero, un espectacular complejo de más de 48 edificios, fue durante muchos años el lugar de llegada y manipulación del ganado consumido por los habitantes de la ciudad. El segundo, el mercado de las frutas, pegado casi a la otra infraestructura, recibe su nombre al ser allí donde se centralizaba la manipulación y distribución de las frutas y verduras frescas que todos los días arribaban a la ciudad de Madrid. No muy lejos de ellos se encontraba el mercado del pescado -actual sede de los cursos de postgrado de la UC3M- en la puerta de Toledo.

Desde Madrid Río también se puede acceder a la ermita de la Virgen del Puerto, al Puente de Segovia y al Puente de Toledo. El Puente de Toledo es una de las pocas evidencias que se conservan del barroco Churrigueresco que tenemos en la ciudad. Paseando por el puente podremos observar al patrón de Madrid: San Isidro Labrador. Frente a él, a diferencia de lo que mucha gente piensa, no se encuentra la patrona de Madrid (la Virgen de la Almudena) sino su esposa Santa María de la Cabeza.

Madrid Rio es sin duda una apuesta decidida por proporcionar un espacio alternativo a los lugares clásicos de Madrid. Bien merece un buen paseo aprovechando el buen clima que suele tener la ciudad de Madrid.