Pisos para compartir en Madrid en septiembre: ventajas y desventajas

pisos para compartir en Madrid en septiembre
Foto: Pixabai

Pisos para compartir en Madrid en septiembre. Estamos en buen tiempo

Abril es un buen mes para ir pensando tranquilamente en las opciones de pisos para compartir en Madrid en septiembre. La mayor parte de la gente que comparte piso son estudiantes jóvenes, que no ganan lo suficiente como para tener un piso por sí solos.

A muchos se nos ha pasado por la cabeza eso de irse a vivir con tu mejor amigo del colegio o instituto pensando que no pasará nada. Seguro que a más de un@ se le ha pasado por la cabeza esa idea a la hora de buscar pisos para compartir en Madrid en septiembre, mes en el que suelen iniciar los cursos.

Otro ejemplo: ¿ quién no ha visto esas películas de adolescentes en las que surge el amor entre compañeros ? Sea como sea, ambas situaciones pueden darse pero todo depende de las circunstancias y es un hecho que, los compañeros de piso, suelen ser una verdadera lotería. Nuestro consejo es que no caigas en esas ideas a la hora de buscar pisos para compartir en Madrid en septiembre.

Así que, ¿ cómo es realmente compartir piso?

Aquí tenéis algunas ventajas y desventajas que, de cara a plantearos buscar pisos para compartir en Madrid en septiembre, os harán saber si estáis hechos para ello y evitaros problemas.

Empecemos con las ventajas. La primera es el poder repartir gastos, ya sean de alquiler, de agua, electricidad, internet… En los últimos tiempos los precios han subido como la espuma y muchas veces no queda otra opción que compartir.

Ya hemos hablado de repartir gastos, ahora hablemos de las tareas del hogar. No es lo mismo limpiar la casa entre uno o entre tres o cuatro, ¿verdad?

Pero basta de repartir, en algún caso puede que des con buenos compañeros de piso que hagan que la experiencia sea inolvidable (para bien), que te apoyen y te cubran cuando lo necesites. Por ejemplo, si no te apetece salir siempre te puedes quedar con alguno de ellos viendo una película o una serie o, si llegas tarde porque trabajes o te hayas quedado a estudiar en la biblioteca, te pueden echar una mano si ese día te tocaba cocinar a ti. Y la última, es la soledad, siempre tendrás a alguien en casa por lo que, nunca estarás solo.

Y ahora vayamos con el drama, las desventajas, que suelen estar su mayoría relacionadas con la convivencia.

Desgraciadamente, en el mencionado previamente asunto de limpieza, no todo el mundo está siempre dispuesto a arrimar el hombro, así que, ya sea limpiando la casa o fregando los platos sucios, hay quien parece que prefiere que fermenten las cosas antes que ocuparse de lo suyo. O no hayan escuchado hablar del orden.

Otro punto de posible fricción: tener horarios distintos. Seguro que hay compañeros que se levantarán muy pronto mientras otros lo hacen muy tarde por lo que, posiblemente, el horario de sueño y vigilia no coincidan. Será muy importante tener controlados los ruidos para evitar problemas.

Y, como última desventaja: esa gente que se toma unas confianzas que no siempre están ahí. Ya sea usando cosas tuyas sin permiso y devolviéndotelas en un estado bastamente distinto al que tenían cuando las viste por última vez, o que no te las devuelvan y jamás sepas que ha sido de ellas o quien te las ha cogido prestadas.

También añadiremos una que anda un poco entre medias de las ventajas y desventajas, y es la posibilidad de sentirte influenciado por tus compañeros. Todo el mundo tiene libertad para hacer lo que le parezca, incluido estudiar; por lo que, si tus compañeros estudian mucho es posible que consigan motivarte a estudiar y podéis hacer sesiones de estudio grupal. Pero también puede que sean un poco más “pasotas” por lo que, llegados a cierto punto, el ambiente no sea el más óptimo para prepararte exámenes de asignaturas más complicadas.


Ahora que ya has visto algunas ventajas y desventajas, ¿te sientes preparado para lanzarte a la idea de buscar pisos para compartir en Madrid en septiembre con más gente o prefieres ir a tu ritmo? Siempre te recomendaremos que uses los servicios de una agencia especializada. Aquí te dejamos nuestro buscador. Suerte a la hora de encontrar pisos para compartir en Madrid en septiembre.

Autora: Sofía Blázquez