Compartir piso sin morir en el intento

compartir piso
Foto: https://icons8.com

Consejos que te ayudarán si vas a compartir piso

Ya van terminando los días de mayo y la fecha de la EVAU se va acercando peligrosamente. Ahora es cuando un gran número de estudiantes tienen que decidir dónde iniciarán sus estudios -aquí te dejamos la posición en los rankings internacionales de las universidades madrileñas y dónde se van a alojar cuando inicien sus estudios.

Una opción que cada día va ganando más adeptos, es la de compartir piso, con amig@s o con otros estudiantes. Te dejamos una serie de consejos que debes tener en cuenta si, como te decimos, no quieres morir en el intento.

El alquiler de habitaciones y la influencia de las redes sociales

Seguro que antes de decidirte a entrar en el mundo del alquiler de habitaciones o del piso compartido, has visto videos y videos de gente hablando de las ventajas y desventajas de un piso compartido. Algunos te cuentan verdaderas historias de terror sobre alguno de sus compañeros. Otros, te cuentan historias preciosas de gente que han terminado convirtiéndose en muy buenos amigos.

Pero, como en la lotería, nunca sabes lo que te va a tocar hasta que estás allí.

Generalmente, al compartir piso sueles estar con gente más joven. Personas que están intentando encontrar su hueco y ritmo propio en la vida. Esto hace que, en ocasiones, la convivencia en un piso compartido no siempre sea fácil. El que tu compañero sea un buen amigo tuyo de la infancia no quiere decir que no vayan a surgir problemas. Hay una enorme diferencia entre pasar unas horas con alguien de vez en cuando con estar con ella las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Al final, todos necesitamos tiempo para nosotros.

Algunos consejos para llevar la convivencia lo mejor posible si vas a compartir piso

Define lo que estás buscando, no todo el mundo hace del salir de fiesta lo más importante de su vida, pero, si es así trata de hablar con la gente que vaya a vivir contigo en el piso para conocer su opinión sobre este tema. Por lo general, los estudiantes de Erasmus suelen ser muy abiertos a nuevas experiencias así que a lo mejor te vienen mejor que otra gente. Además, los Erasmus, suelen tener una gran cantidad de historias que contar.

Si por el contrario, prefieres un ambiente más tranquilo y relajado, seguramente te venga mejor estar con gente que trabaje o tenga mucho que estudiar. Suelen pasar algo menos de tiempo en casa y tienden a organizarse más por lo que, si necesitas calma, no te molestarán mucho.

Tened unas reglas y cíñete a ellas todo lo que puedas para evitar confrontaciones. Una idea que te puede ayudar a la hora de vivir en un piso compartido, es tener un calendario con las tareas y rotarlas cada semana, de manera que todos hagáis de todo.

Cread un bote para comprar las cosas comunes. De esta forma nadie le deberá dinero a nadie ni tendrás que ir tras el compañero que se niega a comprar.

Otro truco que he escuchado mencionar muchas veces es, si alguno de tus compañeros no es muy higiénico, dúchate con chanclas.

Y hablando de higiene, limpia siempre todo lo que ensucies.

Usa cascos siempre que puedas. No sabes cuándo tus compañeros pueden estar estudiando, intentando dormir o simplemente no les apetezca escuchar música en ese momento.

Paga siempre tu parte del alquiler y facturas a tiempo, no tengas un problema con tu casero por culpa de ninguno de tus compañeros.

Consensuar los invitados cuando los vayáis a traer. A nadie le gusta entrar a casa después de un día duro con la idea de relajarse y encontrar que hay otro inquilino que ha decidido hacer una fiesta digna de un festival de música sin contar con los demás.

Recuerda respetar el espacio personal de la gente con la que vivas. Tu habitación es tu templo, pero también lo son las de tus compañeros.

Siempre trata de tener la mente abierta, te vas a encontrar con gente de distintos trasfondos y culturas; aprovéchalo para conocer todo lo que puedas de ellos y, si surge algún problema, háblalo, no dejes que crezca hasta que se vuelva insoportable.

Por lo general la gente tiende a comportarse mejor al principio, por lo que es el momento ideal para hablar de todas estas cosas; una vez la gente empieza a tomarse confianzas es más difícil poner límites, sobre todo cuando es gente a la que no conoces.

Nunca olvides que al compartir piso…

La convivencia suele ser mejor con desconocidos. Por este motivo, aunque la otra opción es irte con alguien a quien conozcas mucho, intenta probar cómo funcionaría la convivencia antes de compartir piso. Podéis probar a iros juntos de vacaciones una semana o poner en común cómo hacéis ciertas cosas cuando estáis en casa (cuanta ropa soléis llevar, horarios de comidas, de sueño, cuánto tardáis de media en ducharos… pequeñas cosas que a otra gente puede molestarle pero que para vosotros puede ser lo más normal del mundo). De esta forma seguro que estaréis más preparados cuando llegue el momento de compartir piso.

Aunque, al final del día hay que intentar recordar que todos somos humanos y, lo mejor que podemos hacer, es intentar adaptarnos lo mejor que podamos a otros. Pero siempre teniendo en cuenta nuestra propia integridad.

Autora: Sofía Blázquez

Abrir chat